El bruxismo es el golpeteo o el rechinar de los dientes de forma inconsciente y no funcional.

Hay diversos factores asociados con la aparición de bruxismo siendo los más importantes el estrés, la ansiedad, la posición de los dientes y la posición al dormir. Se da con frecuencia durante el sueño, pero es en mayor porcentaje durante el día.

Para conocer los síntomas sigue leyendo.

  • Abfracciones Desgastes de los dientes a nivel de los cuellos de los dientes (Donde se une el diente a la encía).
  • Desgastes oclusales La superficie oclusal (la que usamos para masticar y triturar los alimentos) se aplana o incluso aparecen depresiones y hundimientos.
  • Fracturas dentarias A raíz del constante desgaste de los dientes, pueden aparecer fisuras que después pueden terminar por fracturar los dientes.
  • Problemas en encías Las encías se debilitan y al cabo del tiempo, presentan recesiones (las encías se pueden encoger) inflamación e incluso movilidad en los dientes.
  • Dolores de cabeza, ya que la musculatura tanto masticatoria como del resto de la cabeza están relacionadas, es fácil que se produzcan dolores en las sienes.
  • Dolores de cuello y espalda
  • Dolor o fatiga en la articulación de la mandíbula No sólo al comer y abrir y cerrar la boca, sino también en reposo.

TRATAMIENTO

Bruxismo diurno Dado que la actividad diurna puede ser llevada generalmente a un nivel consciente, se trata con técnicas de relajación. También pueden utilizarse los protectores a los que llamamos guardas, férulas de descarga o protectores bucales, sobre todo cuando se identifica las actividades que generan apretar o rechinar los dientes. Puede ser al trabajar, manejar, al hacer ejercicio, cargar cosas pesadas, entre otros. 

Trata de Mantener separados los dientes mientras estés despierto (contacto de dientes únicamente al masticar, hablar y tragar)

Bruxismo nocturno Tratamiento con guardas. Evita que los dientes entren en contacto entre sí disminuyendo los desgastes o el rechinamiento

Existen protectores pre fabricados que no tienen la medida exacta de los dientes y pueden quedar flojos, muy apretados e incluso abrir de más la boca al usarlos, por lo que es recomendable fabricar un guarda en consulta del tipo y medida necesarias para proteger los dientes del desgaste e incluso de movimientos de los dientes. Se deben seguir revisiones periódicas para que nuevamente se ajuste porque un guarda con el tiempo, se va desgastando.

Si presentas alguno de estos síntomas, te invitamos a una valoración.