La gingivitis es inflamación de los tejidos de soporte del diente y es una forma inicial de enfermedad de las encías. Si llega a un grado más avanzado, se llama periodontitis y ésta causa destrucción de encías, los ligamentos periodontales y los alvéolos dentales (hueso de los dientes).

La gingivitis se debe a los efectos de acumulación de placa en los dientes. La placa es un material pegajoso compuesto de bacterias, líquidos y residuos de alimentos que se acumula en las partes expuestas de los dientes. También es una causa coadyuvante de la caries dental.

Si la placa no se quita, se endurece y se convierte en sarro (o cálculo) que queda atrapado en la base del diente. La placa y el sarro irritan e inflaman las encías porque las bacterias y sus desechos provocan inflamación, sangrado, encías sensibles y de coloración rojiza. 

Los siguientes factores aumentan el riesgo de padecer gingivitis:

  • Ciertas infecciones y enfermedades en todo el cuerpo (sistémicas), como la diabetes.
  • Mala higiene dental
  • Embarazo (los cambios hormonales aumentan la sensibilidad de las encías)
  • Los dientes mal alineados, los bordes ásperos de las restauraciones como amalgama y resina, así como la prótesis y aparatología mal colocada o contaminada (como brackets, prótesis, puentes y coronas)
  • El uso de ciertos medicamentos como los antiepilépticos y algunas píldoras anticonceptivas puesto que pueden modificar el tamaño y forma de las encías.

La mayoría de las personas tienen algún grado de gingivitis y aumenta en ciertas etapas de la vida, y puede persistir o reaparecer con frecuencia, según la salud de sus dientes y encías. 

Para determinar si sólo es gingivitis ó ya se padece periodontitis, se realizan exámenes con radiografías de toda la boca así como una prueba llamada sondeo, con la que se mide la distancia entre la superficie y la orilla del hueso que sostiene los dientes.

La solución:

Control de higiene, mejorándola con el uso de hilo dental, ó irrigadores de agua, cepillos dentales manuales, interdentales y/o eléctricos.

Además, se debe hacer una limpieza dental regular ó si es necesario el Raspado y Alisado radicular (Comúnmente llamado Curetaje, Limpieza profunda). Nosotros te orientamos sobre la solución.