¿Tienes dificultad o dolor al abrir la boca, por ejemplo al bostezar?  ¿O has notado ruidos o chasquidos al abrir o cerrar tu boca? Posiblemente tienes una DISFUNCIÓN EN LA ARTICULACIÓN TEMPOROMANDIBULAR.

Los problemas craneomandibulares son enfermedades que afectan a la articulación que conecta la mandíbula con el cráneo, a los músculos de la masticación y a las estructuras de la boca (dientes, encías, etc.). El síntoma más frecuente es el dolor, pero también la limitación de los movimientos de la boca y los ruidos en forma de crepitaciones (como si tuvieras arena en la boca) o chasquidos. Además, puede originar molestias y dolor en otras zonas del cuerpo como el oído, la mandíbula, la cabeza, la espalda o el cuello.

¿Por qué sucede?

No se puede hablar de un único factor en su aparición. Pueden deberse a un excesivo movimiento de la mandíbula, a traumatismos (Golpes), a hábitos como morderse las uñas o sujetar objetos con los dientes, al bruxismo, a posiciones anormales de la mandíbula. El estrés no es un origen, pero sí tiene mucho que ver con que se mantengan y empeoren sus síntomas.

Cada cuadro concreto necesita un tratamiento específico, que puede variar desde autocuidados, guardas oclusales, fisioterapia, psicoterapia, infiltraciones articulares o de anestésicos en los músculos, cirugía artroscópica o una combinación de todos.

¿Qué es un guarda oclusal?

Son aparatos rígidos y están hechos a la medida de los dientes del paciente, de uso diurno y/o nocturno, en periodos de estrés, en actividades que generen presión sobre los dientes como en actividades deportivas ó en gimnasio, al dormir, al manejar, etc., para que los dientes no friccionen entre sí, lo que evita el desgaste y sirve para relajar los músculos y las articulaciones de la mandíbula. También se les puede llamar ‘Férulas de descarga’, retenedores, protectores bucales.

¿Cómo puedes saber si tienes este problema?

  • ¿Tienes dificultad o dolor al abrir la boca, por ejemplo al bostezar?
  • ¿Tu mandíbula se bloquea (traba)?
  • ¿Tienes dificultad y/o dolor al masticar, hablar o usar la mandíbula?
  • ¿Notas ruidos o chasquidos, al abrir o cerrar la boca o al masticar?
  • ¿Sientes rigidez, tirantez o cansancio en los maxilares?
  • ¿Te duelen los oídos, las sienes o las mejillas?  
  • ¿Has sufrido un traumatismo en la cabeza, el cuello o la mandíbula?
  • ¿Has observado cambios en tu mordida o dientes sensibles?
  • ¿Eres nervioso o estás estresado?

Cuantas más veces contestes sí, más probable es que padezcas una disfunción en la ATM.

¿Cómo se puede evitar o qué hacer si ya se padecen?

Evita malos hábitos como rechinar y apretar los dientes, mover la mandíbula, morderte las uñas, masticar chicle, masticar sólo por un lado, colocar mal la lengua al tragar o respirar por la boca.
No abras excesivamente la boca (bocadillos altos, manzanas).
Mantén la mandíbula relajada, con los dientes un poco separados.
Descansa bien. Duerme de lado, con almohada para que la cabeza y la columna estén paralelas al colchón.
Huye de la automedicación y el abuso de estimulantes (café, refrescos de cola).
Hidrátate bien para evitar que los alimentos deban masticarse de más al no haber suficiente saliva. Asimismo evitar alimentos o bebidas muy calientes o muy ácidas para disminuir la resequedad en la boca: café en exceso, agua de piña y cítricos, jugos artificiales, uvas verdes.
Consumir alimentos suaves y en trozos pequeños, como pastas, ensaladas, carnes blandas de preferencia en cubos o deshebrada, quesos y otros lácteos a tolerancia, frutas suaves no ácidas, verduras cocidas, purés y sopas.
Evitar almendras, Nueces, cacahuates, palomitas, chicharrón, zanahorias crudas, apio y caña (por lo fibrosos que pueden resultar al masticarse), manzanas sin partir, duraznos sin partir, caramelos duros, alitas o costillitas, entre otros.
De preferencia no desgarrar los alimentos con los dientes, sino cortarlos antes de ingerir.
Pueden ser necesarias algunas técnicas de fisioterapia, como la aplicación de calor en ciertas zonas o algunos masajes indicados por nuestro equipo de Fisioterapia para Articulación Temporomandibular.
Pueden ser necesarios medicamentos que deben ser prescritos bajo estricta vigilancia de DentAll. Programa una visita a DentAll y mantén una higiene adecuada.