Todo aquél que quiera comer bien, hablar y sonreír, necesita sus dientes para hacerlo. Todos necesitamos ir a una consulta dental, pero si tú eres parte de quienes continúan la tradición milenaria de pensar: «No tengo tiempo para ir al dentista», «No me duele nada», ó «No necesito nada, mis dientes no están chuecos«, entonces te dejamos aquí 10 claves para saber que ir al Dentista no es un lujo, es tu salvación:

  • Salió el primer diente de tu hijo / hermano/ nieta, etc. Los dientes temporales (De leche), muchas veces no se cuidan porque se piensa que «Se van a caer». Cuídalos para que se queden en la boca hasta que la pubertad los separe. Jamás dejes que los pequeños se duerman inmediatamente después de tomar algo en biberón. Limpia sus dientes con una gasa humedecida en agua. En consulta, nosotros podemos revisarlos y limpiarlos si es necesario.
  • Se cayó el primer diente de tu hijo / hermano / nieta, etc. Las ventajas de monitorear la caída y erupción de dientes desde la infancia hasta la adolescencia, son que puedes detectar problemas en la posición de los dientes, así como encontrar una relación de esta mala posición con enfermedades respiratorias. Hay que procurar tener radiografías de control para ver si está en orden la erupción de dientes permanentes, así como hacer limpiezas periódicas y aplicar flúor.
  • Al morder una manzana o al cepillarte los dientes, tus encías sangran. El sangrado es señal de inflamación, y la inflamación está causada por bacterias. Tienes a toda una familia malévola de bacterias en tu boca, y por ello necesitas urgentemente una limpieza dental. Nosotros te ayudamos haciendo una limpieza con ultrasonido, más rápida y efectiva.
  • Estás embarazada. La revolución hormonal del embarazo, incrementa el sangrado en tus encías. No es una causa directa de este sangrado, pero sí lo aumenta. Hay que hacer una limpieza dental, que no interfiere para nada con los ciclos del embarazo. Sólamente recuerda evitar las radiografías, y si son necesarias para tu tratamiento, pide que se utilice un mandil de plomo así como anestésicos especiales.
  • Tienes entre 17 y 27 años. A esta edad, es cuando generalmente salen las terceras molares (Muelas del juicio), y en la actualidad hay mucha incidencia de una mala posición que bien puede provocar dolor, infecciones hasta dolor de oídos. Si necesitas extraerlas, nuestros cirujanos te dejarán listo en una hora!
  • Tienes diabetes. Las encías sufren con los cambios en niveles de glucosa (Azúcar), y además tardan más en cicatrizar en caso de alguna intervención dental. Es necesario evitar que los dientes se aflojen haciendo limpiezas dentales más constantes.
  • Al tomar algo helado, dulce o caliente, sientes sensibilidad. Esto puede ser por que tengas caries en algún diente, ó también porque tus encías se hayan «encogido» (retraído) y estén exponiendo las raíces de tus dientes. Si tienes caries, hay que limpiarlas y taparlas. Te recomendaremos enjuagues o pastas dentales especiales así como una técnica para cepillarte que no dañe tus encías.
  • Fumas. No sólo por olor a tabaco, la nicotina contrae los vasos sanguíneos de las encías y disfraza las enfermedades como la gingivitis o su grado más complicado, la periodontitis. Lo ideal, es eliminar el tabaquismo por sus consecuencias como el cáncer, pero al menos el control de la higiene bucal es muy importante!
  • Tienes osteoporosis. Si te han detectado osteoporosis o tienes predisposición de padecerla, debes hacerte un diagnóstico dental antes de empezar un tratamiento con Bifosfonatos (Alendronato, por ejemplo).
  • Tomas medicamentos. Los antidepresivos, medicamentos para problemas de tiroides, aspirinas y otros anticoagulantes, medicamentos para la presión arterial, tratamientos hormonales pueden provocar desde resequedad bucal hasta sangrado. En algunos casos puede ser necesario utilizar saliva artificial. Para reducirlo, toma mucha agua durante el día y consulta nuestro artículo sobre Xerostomía (resequedad bucal).

Una consulta con el dentista es para todos. Literalmente. No permitas que el tiempo y las bacterias hagan de las suyas con tu salud. 

Búscanos en redes sociales, y si tienes alguna pregunta te responderemos de inmediato. Además, puedes llamarnos al 3312011117 o 3311089360 y agendar una cita de revisión.